En el artículo de hoy, quiero dar respuesta a la eterna demanda de los autónomos “quiero un sistema de facturación gratis  que lo tenga todo”. A ver señores y señoras, voy a trasladar esta demanda al mundo real a ver si le ves el fallo.

 

“quiero una gestor que me lleve la contabilidad, me haga la renta, me aconseje siempre que lo necesite, que esté 100% actualizado de todos los cambios legales, y que sea gratis”.

 

¿Ves algo que no cuadre?

 

Es el concepto BBB: puede ser bueno, bonito y barato para tu economía, pero no GRATIS. Sé que vas justo de pasta y que cada gasto fijo es un puñal en el corazón, pero la obsesión por el todo gratis es lo que ahoga el crecimiento de tu negocio.  A mi me costó dos años darme cuenta y no quiero que te pase a ti también.

 

Si pagas mal, tienes a los proveedores más cutres o más noveles. Estos son los proveedores que hacen el mínimo porque sino a ellos tampoco les salen los números. Si todo tu negocio está montado a base de mínimos de mínimos, das una imagen cutre y justa de recursos. Un ejemplo práctico: ¿usas un Gmail gratis a pesar de tener dominio propio comprado?

¿Por qué? Porque prefieres la interfaz de Google pero no quieres pagar 3,33€/mes para pasar tu email de empresa a Google.

¿En serio? Son dos cafés al mes que “te ahorras”. Eso también lo percibimos tus potenciales clientes. Usar Gmail es de emprendedores que no tienen ni para el dominio o de fans de lo barato. En especial el segundo caso, me genera muy poca confianza como compradora.

 

Necesitas facturas claras, fáciles de leer y que den ganas de pagarlas! No des una imagen que no se corresponde con tu profesionalidad.

 

Puedes ser low cost sin ser cutre, pero lowcost no es GRATIS.

 

Low cost significa 10€/mes por tener todas tus finanzas controladas en el móvil y en tiempo real.

 

¿cuánto tardas ahora en tener control y orden total?

 

Si tardas más de 15 minutos en saber lo que llevas ganado ese mes o cuánto tienes previsto cobrar al mes siguiente, te salen a cuenta los 10€/mes del sistema contable. Si cobras 40€/hora, con que ahorres 15 minutos, ya estás ganando pasta. (si cobras menos, igual tendrías que echar cuentas, y para eso también te sirve un sistema de facturación 🙂

 

¿Hay algún caso en el que funciona bien un sistema de facturación gratis?

 

Si. Cuántas menos facturas tengas al mes, más fácil es encontrar un sistema gratis. Si eres un autónomo dependiente y haces una factura al mes, puedes encontrar un sistema de facturación gratis que te funcione bien, pero siendo honestos, no lo necesitas. Un buen Excel te sirve igual que un sistema gratis.

 

Salvo este caso, si emites más de 10 facturas al mes a clientes distintos y cambiantes mes a mes, tener un sistema lowcost te da la vida, mientras que un sistema gratis te la quita. Si vendes online, o facturas en modo automático o estás perdiendo todo el margen que ganas con cada venta.

 

 

Sistemas de facturación gratis que funcionan bien:

 

Te diría que el plan gratuito que más me convence es el de Billin. Aunque tener el histórico de 30 días, sin posibilidad de integración es como no tener nada.

Te obliga a tener un excel de gestión a parte para preveer el pago del IVA (y no es un excel fácil). Si no eres un crack del Excel, no te lies: pagas los 8€ de un plan mensual en Billin mismo  y podrás comparar tus ingresos y gastos y tener previsiones de IVA hechas por una máquina y no por tu Excel.

 

La otra opción factible es bajarte un FactuSol en local, pero eso significa que si no tienes tu ordenador a mano, no tienes datos. Si trabajas pegado a tu mesa, es una opción factible, pero si necesitas acceder desde cualquier lugar… no te sirve. Tu amigo informático te dirá que te monta un acceso remoto a tu PC, gratis y super sencillo. Si no te lo sabes montar tú solo, no te líes por una miseria de 10€/mes.

 

Si aún no te he convencido de pagar….

 

Si aún te resistes a soltar la mosca, te voy a hacer tres preguntas clave, que planteo a todos mis clientes en su primera sesión de consultoría.

 

Si puedes responderlas en menos de 15 minutos, puedes seguir como estás:

  1.      Si dejaras de vender, en qué mes del futuro no podrías pagar la cuota de autónomos porque no tendrías pasta en el banco?
  2.   ¿ Cuánto dinero ganas todos los meses? (digo “ganas” no, “facturas” que es muy distinto)
  3.     ¿Qué margen de beneficio te deja cada uno de tus productos?

 

Un sistema contable bien configurado y bien alimentado, te da estas respuestas al segundo.

 

¿Te animas a probar? Si quieres saber cómo valorar los sistemas que encuentras online o te recomiendan los amigos, puedes leer mi método en detalle en este artículo  o descargar el ebook más plantilla aquí abajo

 

Si tienes dudas, ya sabes: aquí abajo!