Has empezado tu proyecto con mucha ilusión y poco dinero. Nos ha pasado a todos.  Temes gastar 10€ al mes porque no estás facturando. Es lógico sentir rechazo por las inversiones y más por las tecnológicas. Pero a pesar del rechazo que puedas sentir, hay tres errores tecnológicos que pueden acabar con tu negocio o con tu salud a lo largo del primer año.  ¡toma nota! Te cuento los errores y los remedios low cost.

 

Error 1: Mantener tus contactos en excel

 

Lógico que no vas a guardar tu contactos en un tarjetero físico, que para eso estamos en la era digital 🙂 Así que los pasas a un excel (tú y el 99% de pequeños negocios).

 

Al principio tienes solo nombre, teléfono y mail. Luego añades un comentario sobre el origen de ese contacto y lo que habéis hablado para no olvidarte. Más adelante aparecen contactos interesantes, y añades columnas para marcar los que pueden ser clientes y deberías hacerles seguimiento. Si tienes buenos conocimientos de excel, al cabo de 6 meses de trabajo de marketing y prospección, tu pequeño excel se ha convertido en un monstruo indomable.

 

¿Por qué no deberías mantener tus contactos en excel?

  • No puedes gestionar acciones de modo sencillo. Solo puedes añadir comentarios en la línea del contacto o ir añadiendo columnas.
  • No tienes fácil agregación de datos: ¿Cuántas llamadas deberías hacer este mes de seguimiento? ¿cuantos contactos nuevos te han respondido a tu llamada o correo?
  • No te avisa. Lo bueno de los sistemas digitales es que se chivan cuando se te olvida algo y al ritmo que vives eso es la diferencia entre vender o no vender.
  • No se integra. El día que quieres mandarles una promoción a tus contactos, los tienes que copiar y pegar a otro sistema o a tu correo. Idem cuando logres facturarles. Todo traspaso de datos son horas perdidas.

 

¿Dónde deberías guardar tus contactos y acciones comerciales?

En un CRM básico, gratuito, y lo más importante: que te permita descargarlos fácilmente con un click. Es una manera de ir creando tu base de datos y migrarla cuando lo necesites a un sistema más robusto.

 

Error 2: No tener analítica

Tu obsesión es vender, facturar y cobrar (la tuya y la de todos), pero no puedes andar desperdiciando esfuerzos en vano. Debes saber qué acciones dan resultados y cuáles son una pérdida de tiempo para insistir en unas y abandonar las otras.

Y antes de que lo digas: no, sentarse a elaborar estadísticas no es perder el tiempo, es ganar dinero.

 

¿Por qué deberías tener analítica desde el primer minuto?

  • El mundo va muy rápido. No puedes esperar a final de año para sentarte a mirar si ha salido bien. Tienes que poder reaccionar en el mismo mes o máximo el siguiente
  • El dinero no es eterno. No debes esperar a ver tus ahorros temblando para analizar qué has hecho mal. Tienes que tomar decisiones cuando todavía tienes dinero para aguantar un nuevo rumbo o para invertir.
  • Tu tiempo no es flexible. No es saludable seguir dedicando horas a asistir a eventos que no te reportan ventas. Si necesitas vender, tienes que probar cada estrategia y quedarte con la que funciona en los primeros tres meses de vida de tu negocio.

 

¿Cómo conseguir buenos datos sin complicaciones?

Puedes usar un excel sencillo: aquí excel es ideal. Mide visitas a tu web, número de llamadas, número de ofertas enviadas, euros facturados, horas invertidas en promoción, etc. Mide al menos una vez al mes y al cabo de un par de meses deberías ver tendencias positivas. Si no las ves, estás equivocando el camino.

 

Error 3: Contratar al primero que pasa

 

Los temas tecnológicos te dan palo. Te mueres de pereza de pensar en hablar con 5 proveedores para pedir presupuestos para tu página web. Así que contratas a uno de estos tres elementos: “los chicos de la tienda de al lado”, “la empresa que me ha recomendado un conocido que quedó contento”,  “a un compañero (o ex compañero) que se dedica a estos temas”. No sabes la de clientes que han tenido que oír de mi boca “acabas de tirar mil euros (o dos mil o tres mil) a la basura” por contratar el primer tecnólogo que pasa.

 

¿Qué pasa cuando contratas al primer tecnólogo que pasa?

  • Tiras el dinero. Haces una web o una tienda online o una app que no te va a servir dentro de seis meses. Es un proceso de maduración. Una vez tienes una web, entiendes todo lo que has hecho mal y te ves en la obligación de volver a empezar. Un buen proveedor evita que cometas errores.
  • Te sientes frustrado/timado/enfadado. Lidiar con tecnólogos y en especial programadores, requiere hablarles a su manera. Si no conoces su idioma, llegan los malos entendidos, los “es que yo pensaba que sería de otro modo” contra “es lo que me pediste”.
  • Pierdes oportunidades de venta: todo el tiempo, dinero y energía que dedicas a este tema, lo sacas de tu negocio. Vendes menos porque tienes menos tiempo y ánimo.
  • Llegas al día de lanzamiento tarde y agotado. Tu web sale seis meses después o pierdes la campaña de navidad de tu tienda online por los retrasos. El nivel de estrés que te implica este tema, te descentra de otros.

 

¿Cómo contratar a un perfil técnico sin equivocarse?

Una mi técnica del tres-tres. Es infalible, gratuita y fácil de usar. ¿Cómo funciona? Te lo cuento en el vídeo de esta semana.

 

Si quieres más detalle sobre cómo contratar a un programador, puedes leer el artículo al respecto