Escribir este articulo me da mucha pena. Escribir en blanco y negro “ Voy a cerrar mi cuenta de Twitter “ me pone triste. Twitter fue mi primera red social profesional, porque Facebook me servía para ver las fotos de los niños de mis amigos y LinkedIn era mi currículum online. No percibí esas dos redes como métodos de marketing hasta más adelante.

 

Cuando descubrí Twitter por ahí en 2012 me encantó. Era una manera de estar al día de las noticias del sector en formato breve. Twitter fue mi gran apuesta a nivel de redes durante mi primer año como emprendedora. Durante esa primera etapa como ITSGlobal, le dediqué todos mis esfuerzos a esta red social. Publicaba varias veces al día, comentaba, retwiteaba y estaba super activa. ¿Resultado de 2016? Nada.

 

No le eché la culpa a  Twitter, porque la culpa no era suya. Tenía un problema de enfoque de mis productos y servicios. Cosas de emprendedores novatos…  Después de ese primer fracaso, ya como Albadelgado.com volví a la carga con Twitter. ¿Resultado 2017? Una clienta que se ha convertido en amiga y referenciadora.

a

Conclusiones 2015-2017

 

¿Qué había observado en dos años de medir meticulosamente?

 

  1. Lo que realmente funcionaba en Twitter era comentar eventos, no tanto generar contenido propio. Así fue como conseguí a mi única clienta de Twitter.
  2. Que la cantidad de visitas generadas eran muy desproporcionada con el esfuerzo de mantener un Twitter activo
  3. Que mis clientes potenciales no están en Twitter (ni en ninguna red social en muchos casos, pero eso es para otro post)
  4. Que la diferencia de tráfico a mi web entre mandar 4 tweets al día y estar activa en Twitter, y no hacer nada de nada, era tan pequeña que rozaba la insignificancia.

 

Por eso durante este 2018, he llevado a cabo un proceso para cerrar mi cuenta de Twitter asegurándome de que no tomaba una decisión sin meditar. Estos son los pasos que he llevado a cabo.

a

Paso 1 antes de cerrar mi cuenta de Twitter: dejar de publicar y observar

 

Lo primero era comprobar mis propias observaciones. Hace meses que he dejado de publicar en esta red. ¿Resultado? Vale más una imagen que mil palabras

 

 

Es decir, que el tráfico de mi web ha subido mes a mes en progresión casi constante, sin influencia visible de mis acciones en Twitter. Es más, desde el inicio de 2018 que no he hecho nada en Twitter y mi tráfico ha crecido exponencialmente.

a

Paso 2 antes de cerrar mi cuenta de Twitter: buscar una alternativa válida

 

Comprobado que Twitter no era un generador de tráfico y que lo de la clienta no se ha vuelto a repetir, quería validar que no era un tema de contenido, sino de medio. Durante unos meses publiqué el mismo contenido en Instagram que en Twitter, para medir el impacto de cada red en el tráfico de mi web (que para eso uso las redes, para generar tráfico)

 

¿Resultado? Me ha costado 100 publicaciones en un mes y poco conseguir en IG los mismos seguidores que en 3 años en Twitter, después de más de 1000 tweets.  Es decir, en menos de dos meses de publicar diariamente en IG he conseguido mejor resultado que en un año de estar activa en Twitter.

 

                           

 

 

a

Paso 3: pensar una estrategia para cerrar mi cuenta de Twitter.

 

Obvio que podría cerrar sin más, pero si una cosa he aprendido en estos años, es que a la gente le gusta y le interesa leer experiencias cercanas y reales de otros emprendedores. No tanto de gurús, sino de gente normal como ellos mismos. De ahí que la decisión de cerrar mi twitter sea pública y no privada: quiero aprovechar la oportunidad para contar mi experiencia y mi reflexión.

 

Obvio (bis) que si puedo generar un poquito de tráfico extra, tampoco me viene mal 😉

 

¿Abandono o cierre definitivo?

 

Durante meses me he debatido entre un cierre “soft” o un cierre “radical”. Es decir, dejar la cuenta como el muerto viviente que es ahora mismo o cerrarla del todo para que descanse en paz y deje de existir.

 

Cuando ideé este post hace unos meses, pensé en dejarlo anclado a mi perfil para explicar porque no publico nada y no interactúo demasiado. Me parecía la solución más elegante: tener una puerta abierta por si llegaba algún despistado.

 

¿Sabes qué? Que va muy poco conmigo dejar las cosas a medias. No tengo cadáveres en el armario, he sido siempre honesta y clara con todo el que ha hecho negocios conmigo.

 

Cada uno es como es y cuanto más se acercaba el momento de escribir este post, más claro tenía que sería un cierre total y definitivo.

 

 

¿Cómo cerrar mi cuenta de Twitter?

 

Para aquellos que quieran cerrar una cuenta de Twitter, aquí va la parte más técnica del tema.

  1. Proteger o no el nombre de twitter. Es decir, si lo cierras con ese nombre, ese nombre no puede volver a usarse porque queda “ocupado”.
    1. En mi caso, eso es lo que quiero, porque tenemos una pugna de nombre online con Alba delgado (modelo y presentadora salvadoreña). Prefiero que mi nombre no quede libre (igual que mi dominio)
    2. Si quieres abrir con el mismo nombre en otra cuenta, tienes que cambiar el nombre antes de generar la baja,

 

Accede a Tu cuenta, sección “configuración y privacidad”. En la parte inferior tienes la opción de “desactivar tu cuenta”. Da un poco de iuiu, pero lo aprietas y confirmas! FIN.

 

Ya sabes, si quieres de los sistemas que son mejores para tu negocio, si quieres aprender a recuperar horas, si necesitas ordenar tu empresa, puedes leerme en FB o IG. Si te interesa saber en detalle cómo mantengo la empresa a flote, como planifico, qué resultados me dan las estrategias de marketing que me invento, etc. Apúntate a la newsletter aquí abajo porque esa información no la comparto en redes. Solo para suscriptores.