La tecnología, como la fusión nuclear, tiene dos caras: una positiva y otra negativa. Yo, confieso que soy creyente y defiendo que las ventajas de la tecnología son superiores a sus riesgos.

 

¿Cuáles son las ventajas de la tecnología?

 

La tecnología hace posible lo imposible. Si pensabas que este era un poder exclusivo de los dioses, hoy en día lo hemos convertido en un poder muy mundano. Todos tenemos acceso a tecnología que nos permite convertir nuestros sueños más locos en negocios rentables que dan dinero contante y sonante. Esa es la gran ventaja de la tecnología: elimina tus límites de tu imaginación. 

Hoy en día montar el negocio que soñabas online tiene un coste irrisorio. Si no te atreves no es culpa del coste. Busca dentro de tus miedos.

 

 

¿Por qué nos resistimos a aceptar la tecnología?

 

Porque a pesar de sus ventajas, nos da pereza adaptarnos. Porque vivimos más felices en el sofá de casa viendo una peli  o en el bar tomando una cañas que adaptándonos constantemente a nuevos elementos. El ritmo tecnológico, nos obliga a estar siempre en tensión, pendientes del siguiente cambio. No podemos bajar la guardia, y eso es muuuuuyyyy cansado. 

 

Y lo peor, es que a pesar de estar en tensión y de realizar el esfuerzo extra, vivimos con la sensación permanente de “no saber suficiente”. Vivimos conscientes de que en cualquier momento la vamos a cagar. Esa sensación de no tener las cosas controladas, nos incomoda. Es una realidad.

 

Es como el conejo que no sabe cuando llegará el lobo. Estamos seguros de que en algún lugar acecha un lobo hambriento, pero no sabes cuándo se dejará ver o si seremos capaces de verlo a tiempo. No saber qué pasará nos estresa. 

 

Nos sentimos incómodos cuando tenemos que improvisar y reinventarnos cada tres meses.  Porque si no te reinventas, eres un conejito en medio del campo: eres feliz comiendo y tomando el sol, pero en cualquier momento llegará una innovación tecnológica que partirá el prado por la mitad y te vas a caer en  el agujero. Es verdad que avanzar por el prado tiene consecuencias: igual avanzas hacia una manada de lobos.

 

Salir de la famosa «zona de confort» es aceptar que parte de nuestras ideas van a salir bien y la otra mitad saldrán como churros. Hay que pasar página rápido, no darle demasiadas vueltas, a no ser que te dediques a dar explicaciones de los resultados de tus planes en público como hago yo 😉

 

¿Qué ventajas de la tecnología ves en tu sector?

 

Siempre que se habla de tecnología disruptiva, salen los mismos ejemplos: Uber y AirBnB. Grandes corporaciones que nos quedan muy lejor. En el vídeo de hoy te doy un ejemplo real y de pequeño tamaño para que valores lo cerca que estás del precipicio.