Vuelta de calcetín es un buen resumen de estos primeros 6 meses. Después de planificarme al detalle y compartirlo… en navidades hice mucha introspección. Cuando digo “mucha” quiero decir “muchísima”. Me plantee si realmente quiero un modelo de negocio online.

 

Me obligué a responderme si mi apuesta por la Anti-Akademy era lo que quería vender a mis clientes. ¿Quería enlatar mis productos para todos los públicos iguales? ¿Me hacía feliz tener un negocio de los que dependen de las redes (que me aburren) y de la promoción online (que me atonta)?

 

Fueron unas semanas de mirar muy adentro y darme cuenta de que no. Que no. Lo repito; que no. No quiero un negocio de productos online. Me gusta hacer productos “boutique”, a medida, uno a uno para cada cliente.

 

¿Es contracorriente? Obvio. Hay mil razones por las que debería tener un negocio online: escalabilidad, rentabilidad, tiempo libre, etc etc. Y solo UNA para no tenerlo: que no me hace feliz. Y ¿sabes qué? que toda la vida he nadado al revés de la tendencia dominante, haciendo lo que veía como correcto y tampoco me ha ido tan mal, porque he sido (y soy) muy feliz.

 

Los grandes cambios de estos seis meses, se resumen en 4 conceptos y un nombre: Gloria Martínez. Te cuento uno a uno qué significa cada concepto y qué tiene que ver Gloria.

 

 

Ordeno Empresas

 

Cuando me siento perdida, necesito otra mirada. Y esa mirada es la de Gloria Martínez. Peazo mujer, inteligente, divertida, visionaria y capaz de bajarme a la tierra de los mortales desde mis reflexiones más elevadas e inconcretas.

 

¿Qué conseguí con la mentoría de Gloria? Definir mi negocio en dos palabras. Después de tres años, ya era hora.

 

“Hola Alba, ¿Y tú a que te dedicas?

Ordeno empresas”

 

Subidón total. GRANDE. Una ola virtual gigantesca para Gloria que en 1,5 horas fue capaz de darme la solución a un problema que llevaba tres años acabando con mi marketing.

 

La primera vez que me llevé a mi “ordeno empresas” de paseo a un networking, me pidieron 4 presupuestos y firmé un cliente. Olé!

 

 

Orden Total

 

El otro toque de atención de Gloria es que mi producto era demasiado grande. Hay poco mercado de pequeños negocios que tengan ganas (y presupuesto) para transformarse completamente.

 

Pero hay muchos autónomos y pequeñas empresas que tienen problemas concretos como ordenar facturas de compra y de venta, ordenar contactos y seguimiento de presupuestos, ordenar entrega de productos, ordenar atención al cliente, etc. Y de ahí salieron los productos “Orden Total”.

 

¿Qué es Orden Total? Son productos medio online/medio offline, para mapear el proceso de una parte de tu negocio, ordenarlo y darte la tecnología que te ayude a ser más eficiente y liberar horas.

 

Tengo que admitir que no he vendido ni uno online, pero al leerlos, el público entiende mucho mejor que hago y me llaman para contratar productos personalizados. ¿curioso no? Pues así ha sido.

 

 

Te sobran razones

 

Ahora que tenía una web que contaba clarito lo que hago, necesitaba que la visitara más gente. Por eso en febrero empecé a maquinar una serie de entrevistas online sobre marketing y ventas. Tiré de conocidos, amigos y nuevos contactos, y junté a 10 super-profesionales en un experimento online que bauticé como “Te sobran razones y te faltan horas (para vender más)”.

 

¿Resultados? un incremento del 200% y del 300% de las visitas a mi web, porque “te sobran razones” se juntó con el RGPD, del que tengo un artículo bien posicionado.

 

Fueron 10 entrevistas en 5 semanas: coordinar, grabar, editar, montar, crear materiales para redes y promocionar. (soy mujer orquestra) Mucha energía invertida, pero me he reído, he conocido a grandes profesionales y el feedback de los lectores ha sido muy positivo, así que me planteo una re-edición centrada en otro tema (fiscalidad o planificación de tareas)

 

Palabra de autónoma

 

El viaje en redes sociales de estos seis meses, ha sido complejo. No me gustan las redes sociales. Las abandoné a finales del 2017 con gran alegría y alivio. Gloria me hizo ver que mi alivio no era real y que perjudicaba a mi negocio.

 

Tuve que volver, arrastrando los pies y de mala gana, para qué mentir. De muy mala gana hasta que empezó “Te sobran razones”. Ahí hubo un punto de inflexión, porque empecé a divertirme. Buscaba las frases más canallas de las entrevistas y las ponía en redes. ¿Tonto? sí, pero divertido. Y así empecé a entender que cuando una es como es, no tiene sentido intentar ser otra en las redes. Que lo que me ponía de mal humor era ser como los demás.

 

Y así nació #palabradeautonoma. Un hashtag en el que digo todas las animaladas que se me ocurren en formato texto, sin fotos. Usar fotos de texto, me reconcilió con las redes porque ya no necesito buscar fotos para cada post. Este concepto ha marcado un antes y un después. Ahora me divierto cual chiquilla en FB e IG.

 

 

What’s next?

 

Primero fin de fiesta de este julio que viene cargadito de formaciones y me desmonta el horario de conciliación familiar. No mola, pero la pasta me viene maravillosa.

Agosto de camping y hamaca para recargar pilas.

Y como siempre después del verano centrarse en ventas de proyectos grandes, porque el mercado es cíclico.

 

Ya sabes, si tienes un amigo que ande buscando un CRM, le pasas mi blog.

 

¿Más? Una nueva edición de “te sobran razones” como regalo de navidades y otras colaboraciones chulas.

 

 

¿Valoración resumida?

 

Lo dicho: momento de transformación y de identificación de lo que realmente me hace feliz: tener un negocio offline a medida para cada cliente y divertirme en redes siendo yo misma.

No quiero parecerme a nadie porque eso me aburre. Y si ser yo es ir contracorriente… voy a dejarlo en que es parte de mi ser nadar al revés que la mayoría.