Ha llegado el momento en que empiezas a dudar. Crees que tu web está obsoleta, pero tampoco te ves con ánimos de pasar por el proceso de sacar una web ahora mismo. Sabes que no acaba de reflejar todo lo que eres y lo que eres capaz de aportar y llevas meses pensando en ello sin decidirte. En el post de hoy te daré criterios claros para tomar una decisión y saber si debes renovar tu web. 
Saber si tu web está obsoleta no es tarea sencilla, porque se mezclan factores muy diversos como funcionalidad, textos y modas visuales. El objetivo del artículo de hoy es ayudarte a decidir con un criterio si necesitas renovar tu web o tunear la que tienes sin grandes cambios.

¿Qué significa “renovar una web”?

 

Vamos a empezar por el principio: definamos que es renovar y qué es un lavado de cara.

 

Voy a distinguir tres niveles de cambio en una web. En cada uno te diré lo que consigues, cuánto vale y quien te ayuda en el proceso

 

Lavado de cara: cambio de colores, de fotos, tipografía y algún texto.

 

¿Qué consigues? Ajusta tu imagen a las nuevas  modas, adaptar el contenido a un nuevo público adicional o marcar un nuevo estilo.

 

¿Cuánto vale? Entre 400 y 1500, dependiendo de la profundidad de los cambios y de lo diferente que sea el nuevo diseño del original.

 

¿Quién te lo hace? En general un dissenyador que sepa manejar WordPress.

 

Renovar tu web: cambiar la estructura entera de tus páginas

 

Cuando vamos a aprovechar menos del 20% de la web anterior. Hablode “renovar tu web” si necesitas cambiar toda la estructura de menús, de páginas, de secciones y sientes que empiezas de cero

 

¿Qué consigues? Nueva imagen muy diferente de la anterior, información organizada de manera más coherente a tu nueva estrategia de captación

 

¿Cuánto vale? Es una web nueva, es decir entre 700 y 4000 lo que sea, dependiendo de lo compleja que sea y de la funcionalidad que deba tener. Cuánto más compleja, más cara.

 

¿Quién te lo hace? Un programador + diseñador + copy. Lo necesitas todo.

 

Añadir funcionalidad: añadir una tienda online o escuela online

 

En este caso, tu web sigue más o menos igual, però añades una sección que afecta de manera significativa a la estructura técnica de tu web.

 

¿Qué consigues? Nuevo módulos de venta o atención al cliente en tu web

 

¿Cuánto vale? Puede ser que lo que se ve no cambie mucho, però las tripas se ven altamente afectadas. Es el clásico “me he gastado una pasta para dejarla  igual”. Puede ser entre 3.000 y 10.000.

 

¿Quien te lo hace? Un programador y de los buenos. Si lo hace “el vecino del quinto” te puedes quedar sin web. No te la juegues.

Criterio para saber si tu web está obsoleta:

 

Para mi, existen tres criterios principales, si te fallan los tres, ha llegado el momento de renovar, aunque se te ericen los pelos de la nuca con solo imaginarlo. 

 

Modas y estilos:

 

Es una caca, però es así. Las modas cambian. Si tienes una web de fondo negro de hace 8 años, se ve muuuuy desactualizada hoy en día. Da una imagen de dejadez, de poca modernidad.

 

Los ciclos de modas visuales suelen durar unos 5 años. Hoy en día, se llevan las webs super minimalistas, con mucho blanco e iconos sencillos y colores neutros.
No te recomiendo ir a un dissenyador a decirle: “hazme una web como la de …”. Tu web debe responder a una estratègia y personalidad pròpia no a una copia de una moda o un famoso, pero debe verse moderna y actual.

¿Puedes tener un estilo personal y pasar de las modas? Si, obvio, però asegúrate de adaptarlo para que se vea personal no dejado o antiguo.

 

Necesidades de tu negocio:

 

Los negocios son como los animales vivos: nacen, crecen, se multiplican y mueren. En los primeros 5 años de definir tu negocio y hacerlo crecer, las webs van que vuelan. Entre el año 2 y el 4 vas a renovar tu web por completo. Hay pocas webs de año 1 que aguanten vigentes en el año 3.

 

Si tu negocio crece y amplias líneas de producto, vas a ir necesitando más funcionalidades, el momento de renovar tu web llegará naturalmente a tu puerta cuando más liado estés 🙂

 

Cambios estrategicos de marca:

 

A mi me pasó. Después de un año de intentar vender un servicio sin personalidad ni definición, tuve que reinventarme entera. Pasé de turquesa a naranja butano.

 

Cuando el cambio es tan radical, necessitas renovar tu web entera. No puedes (ni deberías) aprovechar nada. Crear desde cero da major resultado que intentar aprovechar ese 10% que te encanta de la anterior.

 

Para que te hagas a una idea, este fue mi cambio:

Dos consejos finales

 

Como en todo en la vida y menos en tecnología, no existe un criterio único válido para todos. Que no te lo vendan. Invierte en tu web con un criterio de empresa, no con un criterio de modas o aconsejado por alguien que te cobra por renovar tu web. Siempre se puede mejorar, la pregunta del millón es si debes renovar ahora y si la inversión dará resultados en tu cuenta corriente.

 

El cambio progresivo es mejor que el big-bang:  Vale menos, te roba menos tiempo y da resultados más rápidos. Si intentas hacer la mega web, y tienes tendencia a procrastinar, vas a estar sin web una temporada. Si haces pequeñas mejoras verás resultados rápidos, contantes y sonantes. Si eres un negocio online o captas online, no puedes permitirte pasar meses (o años) sin web o lo que es peor, con una web anticuada y cutre.

¿Crees que tu web está obsoleta, quieres renovar tu web pero tu cabeza es un mar de dudas? A partir del 23 de octubre te ayudamos, de gratis, porque sí. He traído al blog a 9 expertos para que te den sus mejores consejos en una serie de entrevistas bautizadas como “festival Digital” ¿Quieres ver quien son? Puedes verlos en la web del Festival Digital